lunes, 2 de noviembre de 2009

"La Cuarta Espada"

“La cárcel que encierra a Abimael Guzmán fue construida especialmente para él, es la mas segura del mundo. Para fugarse, Guzmán tendría que atravesar paredes de cuarenta centímetros de espesor hechas de concreto armado resistente a explosivos. Después, se enfrentaría a siete puertas metálicas custodiadas y a un muro de ocho metros rematado por alambre de púas y vigilado desde varias torres. El perímetro exterior esta resguardado por un campo minado. Si consiguiese atravesarlo, aun le quedarían doscientos metros de pantanos hasta el mar. Si avanzase en la dirección contraria, se encontraría en plena Base Naval del Callao. A sus mas de setenta años y con problemas de presión arterial, es poco probable que lo intente.”

Este es el primer párrafo del libro de Santiago Roncagliolo titulado “La cuarta espada”. En este libro, el periodista de origen peruano radicado en España desde la era Fujimori, hace un relato de lo que ha sido hasta el momento –y esperemos que no se supere nunca- el movimiento terrorista mas sangriento en la historia de America. La guerra librada entre el gobierno peruano y el movimiento “Sendero Luminoso” fue saldada con casi 70,000 muertos a lo largo de mas de una década. El enemigo publico y líder intelectual de este movimiento es el arriba citado, Abimael Guzmán.

“Abril Rojo”, del mismo Roncagliolo, es una novela basada en algunos de los sucesos que se dieron durante la guerra en el Perú y la verdad es que me agrado bastante. Ya en algún momento comente de ella. Por esta razón, inicie la lectura de este último libro a fin de conocer y cerrar el círculo de la novela anterior. De entrada el libro se siente bien… pero la realidad es que conforme se avanza, el interés va decayendo.

Al final, el libro es mas un relato de la investigación del autor y todos los obstáculos que tuvo para obtener información, mas que un relato de lo sucedido en el país. Se describen los orígenes de Abimael Guzmán, como fue su educación, quien fue su primera novia, su primera esposa y su última concubina. Se describen los sucesos y sucesiones al interior del gobierno y comenta algunos de los sucesos más crudos de la guerra. Sin embargo, se queda el sabor de un relato hecho un tanto a la fuerza. Como si por ser peruano, tuviera la “obligación” de contar la historia. Él mismo comenta que la guerra fue ajena a su familia, quienes vivían en la zona inn de Lima y solo oían los sucesos como algo acontecido en el campo. En ese momento, la historia de cae en pedacitos.

El autor no vivió nada de los sucesos ahí relatados, nunca ha cruzado palabra con Guzmán y solo una vez pudo entrevistarse con su última pareja, Elena. Los datos y testimonios son de algunos relatos que le platicaron algunos participantes y de registros de testimonios del gobierno peruano. Para mi gusto, es prácticamente como si le pidiéramos a Loret de Mola que escribiera un libro acerca de la matanza de Acteal o bien, de los sucesos en Chiapas, mientras el se metía coca placidamente en Playa Mamitas.

En fin… el punto más fuerte de Roncagliolo seguirá siendo la novela.