viernes, 3 de octubre de 2008

La Vida En La Comuna!! (Update 4 de ... )

Casi diario -y digo casi diario, por que aunque soy fan del café, es necesario que cuide mi ingesta– paso al Starbucks que queda entre mi casa y el trabajo por mi bendito Triple Venti Cinnamon Latte.

Por azares del supremo, hoy pase por mi riguroso vaso un poco mas tarde de lo normal. Al entrar al establecimiento oi una voz que gritaba a decibeles ilimitados y con un timbre de voz escalofriantemente familiar: “Vecinoooooo! Que milagro!! Que haces aquiiiii!!!!!!”

Puta madre!! En la caja, exactamente al otro extremo del lugar, estaba este ser norteño y jocoso que habita el departamento inferior del edificio donde vivo.

Piensa piensa… tal vez no es a ti a quien le habla… salte… haste wey… si si… salte de ladito… igual piensa que se confundió de persona… puta! Pero no hay nadie mas en todo el lugar… ya te chingaste… sí es a ti a quien le habla y no tienes ni pa’donde hacerte… Carajo! Ni pedo…

- Hola! Como estas?
- Bien y tu?
- Y ese milagro’
- Pus ya ves…
- Que haces aquí?
- (chale… tu que crees? Venia siguiéndote!) Ah! Pues quiero un café!
- Es la neta verdad?
- (Eres un genio verdad?) Si… soy fan!
- Ah… oye… y que tal el frío? No te mueres de frío ahí solito? Ha hecho mucho últimamente!
Si quiera tu estas arriba de nosotras, pero arriba de ti no hay nadie!
- (este… mmmm… si si…) Esta cabron, no? He dormido con doble cobija!
- Ay… pobrecito.
- (No mamen! Las cajeras ya me ven medio rarito!) Si… pero pues ya me compre un
calentador.
- Ah! Orale! Que bien...

La cajera entra al quite:

- Cesar, como estas? Lo mismo de siempre?
- (Gracias gracias gracias!) Si! MariJose… por fa!

Mientras me hacia wey y rogaba por que tuviera que buscar los $49 pesos de mi café en monedas de a peso en la cajuela del coche, en el background oía a mi flamante vecina platicando con la barista que prepara el café:

- Ay pues si… el es mi vecino… vivimos aquí a la vuelta… el esta en el 3er piso y yo en el
2do… el casi no esta… los fines sale y llega bien tarde de trabajar… luego hace ruido por
por que organiza reuniones con sus amigos...
(si si si… ji ji ji… jo jo jo… y la chingada!)

Agarra su café, se despide de toda la tripulación del starbucks recitando el nombre de todas las presentes y se va apresurada por que “ya se me hizo tarde y voy hasta Timbuktu!”… nah! Estas en leon wey! A menos que vayas a Aguascalientes no te vas a tardar mas de 20 min. en llegar a tu oficina!

Espero mi café… y mientras me lo preparan, yo platico con la barista:

- Si si… pues somos vecinos, como ves? Y no manches! Me tengo que soplar sus rolitas y sus
gritos y gemidos! Y eso no es todo! Su wey llega pedo a querer pegarle un camorron, pero
golpea en mi puerta a las 3am… como ves? Esta cabron no? Y una vez fue ella y su rommie
a mi depa a cenar… y llego en pijama! Que tal?

Me entregan mi café… lo tomo de la barra… tomo una servilleta… me despido… y me salgo pensando en la jeta que la barista hubiera hecho si yo le hubiera contado todo lo que paso por mi mente mientras preparaba mi café.

Tarzan… eso de las vecinas hot es un verdadero mito!

3 comentarios:

Los Burócratas del Ritmo dijo...

Ja, ja, ja. Ésta es la mejor versión de César H. Rojano: la del cronista de sucesos desfachatados.

Vientos Tarzán. Ah, y ya vente a la Ciudad de México (aunque no les guste a los culturosos, pero... ¡mil años más de centralismo en este país!).

Saludos a tus vecinitas de Timbuctú.

Manolo

vonKinder dijo...

Jajaja inche vecinita! que dariamos por un ente asi lejos de nuestras vidas. Yo tengo una roomie que es un caso :S bueno son dos pero hacen ruido de 4 y dicen cada cosa...solo que no puedo contar tanto en el blog por la buena convivencia..

asi que salud por la libertad de expresion! que no tengo!

Tarzan dijo...

Organizate un blog incognito!!!
Y nos pasas la direccion!!!
Yeah yeah yeah!!